Iñaki Intxaurbe se hace con la Beca Barandiaran 2022

10.01.2022

La Beca Barandiaran de 2022 que concede la Fundación José Miguel de Barandiaran tiene el ganador; fue adjudicada por unanimidad por el jurado en la reunión celebrada el 28 de diciembre de 2021  al proyecto Ilunpeetako sekretuak argiztatzen, dirigido por Iñaki Intxaurbe Alberdi (Bilbao, 1992). Intxaurbe está realizando investigaciones predoctorales en el Departamento de Geología de la Universidad del País Vasco (Facultad de Ciencia y Tecnología). Para el desarrollo del proyecto contará con la colaboración de los doctores Diego Garate, Martin Arriolabengoa, Olivia Rivero y Mª Ángeles Medina.

Iñaki Intxaurbe Alberdi. Ganador de la Beca Barandiaran 2022:

Habéis ganado la Beca Barandiaran por el proyecto 'Ilunpeetako sekretuak argiztatzen'. Cuéntanoslo brevemente.
El siglo pasado (XX) José Miguel de Barandiarán estudió varias cuevas con arte rupestre del Paleolítico del País Vasco. Entre ellos se encuentran Santimamiñe, Altxerri y Etxeberri, cada uno de ellos en una punta de Euskal Herria (Bizkaia, Gipuzkoa y Zuberoa). A través de este estudio se propone la elaboración de un modelo 3D del Carbi de Etxeberri, y el estudio de los parámetros espaciales del arte rupestre de los mismos (visibilidad, capacidad y sobre todo accesibilidad) utilizando las ya existentes 3D de Santimamiñe y Altxerri. Mediante estas novedosas técnicas se pretende generar documentación tanto para el público en general como para otros investigadores (réplicas digitales, bases de datos, etc.). Resumiendo, sacar a la luz los secretos de estas cuevas.

IñakiIntxaurbe

¿Qué esperáis lograr con el trabajo?
Queremos dar respuesta a algunos de las misterios que esconden estas obras de cerca de 14.000 años, utilizando la tecnología punta (tecnología 3D y Sistemas de Información Geográfica, entre otros). Entre las preguntas que nos gustaría responder se encuentran las siguientes:
-¿Para qué hicieron las obras en lugares tan difíciles de llegar? ¿Pueden existir diferencias con las imágenes situadas en otros lugares conocidos?
-¿Cómo superaron las dificultades y peligros de estas cuevas? ¿Qué tipo de tecnología utilizaron? ¿Qué esfuerzo y tiempo invertían estas sociedades paleolíticas en este tipo de acciones simbólicas?
-¿Cuál era el perfil de los autores o posibles espectadores de estas obras? ¿Eran actividades abiertas al público en general? ¿De esta manera sólo algunos del grupo tomaban parte?

¿Por qué Santimamiñe, Altxerri y Etxeberri y no otros?
Estas cuevas presentan una característica sub-decisiva: el arte rupestre se encuentra en lugares muy difíciles de alcanzar. Sin utilizar la tecnología actual (pasarelas, escaleras, cuerdas...) sería muy peligroso llegar a zonas decoradas. Saltos verticales, estrechas cornisas y pasos muy estrechos. Ocasionalmente hay lagos y pozos a atravesar.

Además, las tres cuevas fueron decoradas en los mismos tiempos, concretamente en la época de Madeleine (entre 14.000 y 11.700 años, sin calibrar). Esta característica permitiría, de alguna manera, hacer comparaciones entre ellas, ya que las sociedades que las hicieron estarán más cercanas entre sí, si las comparáramos con las mayorías glaciares anteriores.

Por último, cada cueva es muy conocida en la sociedad vasca. Santimamiñe estuvo abierta durante casi 90 años y desde 1969 hasta 2007 fue explotada turísticamente de forma intensiva. Esto dañó gravemente la cueva (se rompieron las angustias para facilitar el paso a los visitantes, se rellenó el suelo con grava, se colocaron escaleras y pasarelas en todas partes...). Lamentablemente, algunas de las imágenes fueron borradas definitivamente por esta inadecuada explotación. Hoy en en día el público puede visitarlos mediante una visita semi-física y semi-virtual. El caso de Altxerri es bastante conocido, aunque siempre ha estado cerrado. En este caso estaría el título de Patrimonio de la Humanidad otorgado por la UNESCO.  Algunas de sus imágenes también están bastante dañadas, pero es debido a sus características naturales (geológicas y biológicas principalmente). El de Etxeberri, sin embargo, es totalmente desconocida para la sociedad en general. Su arte rupestre fue descubierto el 1 de mayo de 1950, es decir, hace 72 años. A pesar de ello, y a pesar de las investigaciones llevadas a cabo por varios expertos, el arte rupestre de la cueva no es muy conocido, por su ubicación probablemente se encuentra "perdido" en la sierra de Arbaileta, en un pequeño pueblo de Zuberoa (Gamere-Zihiga). Además, durante varios años se utilizó como escuela de espeleología (aunque el arte rupestre ya había sido descubierto), lo que desgraciadamente provocó el deterioro de algunas imágenes. A través de nuestro proyecto pretendemos difundir al público los secretos de estas tres cuevas a través de aplicaciones y páginas web accesibles a todos los públicos como Youtube o Sketchfab.

¿Qué significa para ti ganar la Beca Barandiaran?
Ganar una subvención de esta importancia supone un hito en mi vida investigadora, ya que es el primer proyecto de este tipo que solicito. Y más aún, si lleva el nombre del personaje más importante que tuvo lugar en la investigación de la pre-historia de Euskal Herria. Es un verdadero honor. Intentaremos realiza rel trabajo lo mejor posible  para que esta adjudicación sea merecedora.